jueves, 31 de diciembre de 2015

Se va 2015: feliz 2016

Se va 2015. Que se vaya de una vez este año loco en que muchas de las cosas que han pasado, lo han sido como desencajadas, como si no tocaran: a destiempo. 

En la política, con el turre del nacionalismo catalán todo el año... y lo que nos queda. Y una eterna y continuada campaña política vocinglera y exagerada, para llegar a estos días del post 20-D en que todo el mundo dice que han llegado los nuevos tiempos de necesidad de entendimiento... pero después, entre rayas rojas y demás excusas y explicaciones peregrinas, lo que tiene pinta es más de enfrentamientos que de entendimientos.

A ver si el año nuevo nos ilumina a todos. Feliz 2016.

miércoles, 23 de diciembre de 2015

Después del 20D

Frases lapidarias 

Los españoles hemos pintado un mapa parlamentario que nos representa fidedignamente.

Víctor Lapuente Giné, El País el 22 de diciembre de 2015


La anterior frase lapidaria, que encontramos en el artículo Prometen y cumplen, continúa del siguiente modo: 
“Pero corremos el peligro de que la mayor representatividad se traduzca en una menor efectividad. Que tengamos más promesas que nunca en el Parlamento, pero que éstas no se cumplan. Como a menudo ha ocurrido en Italia, donde el multipartidismo no ha fomentado el consenso sino el frentismo.”

Así, se expresa magistralmente el pesimismo que, de forma visceral y desde las tripas, siente el buzo después de las elecciones del domingo y que no sabe explicar desde la razón y la calma, como si se hace en el artículo, magistralmente escrito por Victor Lapuente. No se lo pierdan.

viernes, 18 de diciembre de 2015

Just like Christmas. Low.

Encuentro la canción navideña Just like Christmas del grupo indie norteamericano Low en una entrada de septiembre de este año de la edición digital de TimeOut, (que viene a ser en Inglaterra – Londres, concretamente – algo así, como aquí, nuestra Guía del Ocio), dedicada a una lista de las cincuenta mejores canciones de Navidad, en la que ocupa el lugar 46. Just like Christmas está incluida en un EP de 8 canciones que la mítica banda indie de Duluth, Minnesota, editó en 1999.


Low en 2012.

Como decía aquel, me ha dejado “picueto”, porque es mínima, agradable y tan hipnótica que no puedes sacártela de las células del cerebro. A este buzo, desde luego, le ha ensanchado el panorama del género de las canciones de Navidad, y por ello no me he podido resistir a tráela a este blog de la perplejidad.


He traducido a mi modo el comentario que se hace en TimeOut de Just like Christmas.
  
Es posible que la encontremos repleta de cascabeles y un poco ramplona desde el punto de vista lírico, pero, de alguna manera, los roqueros indie de la banda Low, lograron algo impensable en 1999: crear una canción de Navidad realmente “cool”. Just like Christmas es más que un villancico; es un nostálgico y moderno himno a la Navidad.

No estoy muy de acuerdo con lo de que la lírica de la canción sea ramplona. Es otra cosa: mínima y clara para darle la vuelta a la Navidad y tratar de ligarla no a los tópicos sino a la felicidad simple. Y la exagerada repetición es salmodia y puede que oración.

On our way from Stockholm
It started to snow
And you said it was like Christmas
But you were wrong
It wasn’t like Christmas at all.


By the time we got to Oslo the snow was gone
And we got lost.
The beds were small. But we felt so young.

It was just like Christmas, It was just like Christmas….

Me gustaría con ella felicitaros la Navidad a todos. Espero que os guste. 

martes, 15 de diciembre de 2015

Las extrañas y aún desconocidas frivolidades de madame Curie. Lorenzo Saval.

Conveniente distancia y discreción, elegante ironía y unas radioactivas medias rosadas en una insólita y sugerente nueva forma de imaginar a madame Curie. Es lo que encontramos en el sorprendente poema de título Las extrañas y aún desconocidas frivolidades de madame Curie, del escritor, pintor y editor Lorenzo Saval.




Retrato coloreado de madame Curie

Las extrañas y aún desconocidas frivolidades de madame Curie.

Carta encontrada en un antiguo baúl abandonado

Querido Andrés:

        He conocido a Marie Curie en la bañera de mi hotel.
No, no estoy loco como podría parecer ni tampoco he sufrido una alucinación.
        Al abrir la puerta del cuarto de baño me encontré a la señora Curie disponiendo con toda libertad de mi bañera. Sí, estaba allí desnuda haciendo unos extraños experimentos con la espuma del jabón.
        Lo primero que me llamó la atención fueron unas radioactivas medias rosadas que se balanceaban como si tuvieran vida en el toallero, de verdad Andrés, te empujaban a cometer una locura.
                Inmediatamente verme me dijo:
-         Madame Curie, pero puede llamarme Marie – dudó un instante para luego agregar Marie Salomea Sklodowska.
        Sin salir de mi asombro le pregunté por la temperatura del agua. ¿Qué otra cosa podría decirle?  Parfaite, contestó, es usted muy amable, pero a qué espera, en toda bañera hay siempre espacio para dos.
        Toda una lección, viniendo de tal eminencia.
        No lo creerás, pero tuve la serenidad para desnudarme e introducirme tímida y torpemente en el agua.
        Estuvimos horas sumergidos entre las pompas de jabón. Hablamos de todas esas cosas que una mujer y un desconocido pueden hablar en la bañera de un hotel.
        Cuando la conversación llegaba a su fin se levantó y me dijo en polaco algo que no llegué a entender. Luego se colocó sus maravillosas medias rosadas y desapareció por la puerta.
        Química, pura química mi querido Andrés,
      
        Un abrazo, Blaise.

(trad O.Thomson)


Lorenzo Saval (Santiago, Chile; 1954) 

                                                                                               Ver más en La alegría de las musas

lunes, 14 de diciembre de 2015

Carteles para el 20 D

Con los candidatos llegando a los estudios y bajo los paraguas con una lluvia fina en la noche de este 13 de diciembre, a punto de comenzar el esperado debate a dos partidos: PP y PSOE, entre Mariano Rajoy y Pedro Sánchez, me vienen a la cabeza los carteles electorales de ambos partidos y candidatos.


El de Rajoy, nos trae un regusto de foto escolar antigua: apaisada, sentado a una mesa que se adivina con muchos papeles. Está en formato “siempre trabajando - en serio”, y en un momento de respiro mira a la cámara esbozando media sonrisa. Tiene cogida con la mano izquierda de forma un poco extraña una pluma y se ve un teléfono difuminándose hacia el logo de 20 pp D. Afortunadamente no hay un mapa de España de hule detrás ni, tampoco, una esfera mapamundi a uno de los lados.

El lema, ESPAÑA EN SERIOpomposo y demasiado evidente, se coloca en azul al lado del jeroglífico del logo: 20 pp D, que es marciano y visualmente daña, un poco, la vista. ¡Es lo que hay!, parece que nos dice con ojos tristes, Mariano Rajoy, ese señor de Pontevedra.


El cartel de PSOE tiene más vocación de impacto visual. De muy grueso trazo, las letras de PSOE están arriba, son rojas – que es el color que más destaca sobre un fondo blanco –, y la S y la O son cortadas – casi mediadas -, por la cabeza de Sánchez. Lo que podría sugerirnos que se están rebajando los conceptos “socialista” y “obrero” del nombre del partido. Pero es de esperar que no sea eso; sino que será, supongo, consecuencia del amor por el diseño.

Con el lema VOTA POR UN  futuro PARA LA MAYORÍA, me surgen dos problemas. El primero es el del verbo “votar por” que me choca, y me hace pensar que me sonaría mejor “votar para”; y luego pienso la viceversa y me lía. Después está el subrayado: dejan sin subrayar - pero cambian a otro tipo de letra, de tamaño más grande y cursiva - “futuro”; pero por la parte de arriba hay una raya en la "u" de la sílaba “fu”; que no sé si es un subrayado selectivo por arriba, (¿qué tendrá la sílaba “fu”?),  o un intento de esdrujulización,  con lo que podría pensarse que el PSOE lo que nos ofrece es un FÚ-turo, lo que no puede ser normal, al menos gramaticalmente, y me vuelvo a liar.

La imagen del candidato es enorme y luce muy bien, con esa camisa blanca perfecta y sin abrochar. Sánchez mira a los ojos del espectador pero, pese a su enorme fotogenia, aparece en el cartel como perfectamente inexpresivo y no me alivia de la confusión. 

Ahora mismo, están en pleno debate. Los carteles se han convertido en bustos parlantes.

miércoles, 9 de diciembre de 2015

El termómetro. Gabriel Ciscar.

No abundan los poemas científicos que traten de instrumentos de medida. Por ello nos ha parecido interesante incluir en poesía y ciencia una parte del Poema Físico-Astronómico en siete cantos, obra del marino de guerra y matemático Gabriel Císcar y Císcar.




Gabriel Císcar. Autor desconocido. (Museo Naval de Madrid)

Lo escribió en los últimos años de su vida; en Gibraltar donde falleció exiliado en 1829. Se trata de una estrofa del poema mencionado, (si es que se “puede” llamar poema a una composición de más de 6.000 versos), dedicado al termómetro.


El termómetro

    28  Para determinar por experiencia
Muchos de los efectos expresados,
Han sido con buen éxito empleados
Algunos instrumentos ingeniosos,
Inventados por físicos famosos,
Y meteorológicos llamados,
Porque el nombre meteoro aplicamos
A cuanto en nuestra atmósfera observamos.


Un pequeño cilindro, ó una bolita
De vidrio, en tubo angosto terminada,
Llena de azogue, que el calor excita
Y arroja por la vía prolongada,
A la manera de hérmes bien cerrada,
Constituye el termómetro ordinario;
Aunque de graduarle el modo es vario.


El punto cero suele colocarse,
En donde queda el fluido parado,
Al momento en que empieza a liquidarse
El hielo, de que el todo está rodeado:
Y en el agua que hierve, al fin, señala
Ochenta grados de Reaumur la escala.

El Centígrado muestra el grado ciento,
Pues como cuatro a cinco es el aumento.
El de Fahrenheit da ciento y ochenta,
Más treinta y dos, que en vez de cero cuenta.
Bajo de dicho punto, señalados
Suelen llevar de quince a veinte grados.

Gabriel Ciscar y Ciscar 


martes, 8 de diciembre de 2015

De vuelta sin habernos ido

De vuelta sin habernos ido. Así estábamos, en el día ese de las compras que no se les ha ocurrido mejor nombre que Black Friday, que ¡claro! aquí, por una vez con razón, no hemos traducido esta vez . Es el último invento americano que hemos importado con fruición. Y lo peor es soportar los lugares comunes que nos trae. En primer lugar, los profetas cansinos de que el consumo es malo y que si tal y cual, Pascual!.


Después están los entusiastas que lo ven todo positivo y que lo que hay que hacer es mirar y remirar, pasarse la vida mirando y remirando que es, lo que supongo, que deben estar haciendo ellos todo el día, en vez de trabajar, ir en metro, dormir, pasear, etc. Todo el día comparando precios de los smartphones. ¡Menudo planazo! Entonces es cuando aparecen los expertos de esa extraordinaria institución que es la OCU. Los de la OCU que aparecen en esta baza y que, como caballeros de punto fijo, volverán a aparecer con la rebajas, con los juguetes de Reyes y con la vuelta al colegio, siempre con el insoportable mantra del "consumo responsable".

En su víspera pusieron por televisión La prima Angélica que me pareció mejor película de lo que recordaba.  Porque recordaba una película, mayormente, sobre la guerra civil  con los líos de ataques a los cines en el estreno, con el recuerdo del brazo escayolado de Fernando Delgado haciendo el saludo fascista.


Y me he encontrado una historia más amarga y humana, sobre vidas rotas y sobre como recomponer corazones destrozados, con la guerra civil española - podría haber sido cualquier otra guerra - de fondo. Con interpretaciones magníficas, sobre todo la de José Luis López Vázquez que es grandiosa y escalofriante. 

Carlos Saura, en La prima Angélica, continuó con su costumbre de incorporar y dar importancia en la banda sonora a canciones, combinando trozos clásicos y músicas populares; copla y rabiosa canción moderna. Así nos encontramos con Rocío, inolvidable copla sin alharacas, sólo guitarra y la voz de Imperio Argentina; y en moderno un "dabadaba" puro, de título Change it all interpretado por los desconocidísimos The Friends Band Co.

A ellas prometemos volver, con más detenimiento.

lunes, 7 de diciembre de 2015

Hacia Truman y las cosas de doña Manuela

Ante las noticias y los runrunes al respecto, me he pegado algunos paseos visuales por el programa más visto de las televisiones de España: Sálvame y sus derivados. Y me he encontrado con que parece que se está acabando la etapa del chismorreo y estamos entrando en una era Truman de andar por casa, en que se nos pone en carne viva y,  aparentemente,  en directo la vida de los “matamoros”, las “estébanes” y demás colaboradores. No se lo que va a pasar con este país, en que yo creo que nos encontrábamos cómodos con lo del chismorreo, con esta introspección en vena y estos melodramas en directo.


Aunque bien mirado, el chismorreo, que parece que se está yendo del campo de los famosos, está encontrando acomodo en nuevas áreas: los deportes, (ahí tenemos toda la “ronaldería” en el Real Madrid y las cosas de Piqué en el Barcelona, por ejemplo), y la política, (con los políticos departiendo con Bertín y Terelu; y las cosas de nuestra doña Manuela).

Que digo que es buena cosa la última propuesta de la alcaldesa de Madrid, lo de promover el turismo del bridge, juego de mesa finísimo, ¡dónde va a parar!, comparado con esas vulgaridades del mus o el tute "cabrón", pero – digo yo que – habrá que ir montando cursos para aprender a jugarlo en el INEM, porque si no… Lo de promover las tertulias (el turismo de), bien también; ...siempre y cuando se vuelvan a abrir cafeterías, porque ahora ya no hay.

martes, 27 de octubre de 2015

Fabulita. Joaquín María Bartrina

Fabulita, trata de sueños, química e ilusiones. Y de la decepción, poética naturalmente, al pasar de la belleza y el misterio del diamante al prosaico y químico carbono del que está compuesto. Joaquín Bartrina, poeta y escritor del XIX, en la encrucijada entre el romanticismo tardío y el positivismo, nos deja en esta ocasión -al contrario que en otros poemas suyos- un mensaje escéptico sobre la ciencia. Con todo, los dos últimos versos del poema son memorables y, más de 150 años después, podemos decir que se han convertido en refrán.

Fabulita

Juan tenía un diamante que valía,
y, por querer saber lo que tenía,
la química estudió, y ebrio, anhelante,
analizó el diamante.

Mas ¡oh, qué horror!... Aquella joya bella,
lágrima, al parecer, de alguna estrella,
halló, con rabia y con profundo encono,
que era sólo un poquito de carbono.

Si quieres ser feliz como me dices,
no analices, muchacho, no analices...

Joaquín María Bartrina

martes, 29 de septiembre de 2015

Precious to me. Phil Seymour.

Las frecuentes entradas que veo que se producen en el post dedicado a Gonzalo Garrido y un cierto punto de nostalgia personal, me han hecho en los últimos tiempos volver la vista a la década de los ochenta para recordar mi música favorita en esos años.

De ese escrutinio ha revivido, para este buzo, Precious to me, un hermoso tema que sonó frecuentemente en Dominó. De hecho, leí en alguna parte que era una de las canciones favoritas de Gonzalo Garrido. La interpretaba Phil Seymour, batería y cantante estadounidense (Tulsa- Oklahoma, 1952), que antes de iniciar su carrera en solitario había fundado en 1974, junto con su amigo Dwight Twilley, la Dwight Twilley Band, grupo seminal de lo que después se dio en denominar power pop, que dejó para la pequeña historia del pop-rock esas dos joyas como fueron Looking for the Magic (el enlace va a una actuación en que Phil Seymour toca la batería y Tom Petty la guitarra solista), y I’m on Fire que, aún hoy, siguen sonando tan frescas y sorprendentes como cuando fueron  creadas, hace más de cuarenta años.



Después de la separación de la Dwight Twilley Band, inició su carrera en solitario con la grabación, en 1980, de su primer álbum en solitario que llevaba por título el propio nombre del cantante, “Phil Seymour”. Precious to me estaba incluida en este primer álbum y alcanzó un notable éxito, llegando a alcanzar el nº 22 en Billboard Hot 100 de USA y el número 3 en Australia, donde llegó a ser galardonado con un disco de Oro. Es una rendida canción de amor de ritmo rápido; una joya a medio camino entre el rock y el pop; con una melodía original y muy pegadiza, llena de fuerza y sensibilidad. Esta canción, junto con otras del álbum entre las que destacan I Found a LoveBaby it’s You, hicieron de Phil Seymour un referente de la nueva ola de pop rock que estaba surgiendo en USA y en el Reino Unido.

En todo caso unos sospecha que el lanzamiento de Phil Seymour, tuvo algo que ver con la pretensión de su casa de discos de asaltar, con alguien procedente del rock, el mundo pop de grandes éxitos comerciales: público adolescente y venta masiva de discos. La imagen misma de Phil Seymour en ese momento trataba, también de llegar a ese público con media melena rubia, ropa ceñida y abandono de la imagen de grupo rock para tratar de llegar al icono de ídolo teenager; un poco al estilo del entones triunfante Leif Garrett.



Tras un segundo álbum de título, ¡viva la originalidad!, “Phil Seymour 2” en 1982, que tuvo menos éxito que el anterior y tras la debacle de Boardwalk Records, la pequeña compañía en que grababa, al morir su propietario, Neil Bogart, su carrera en solitario fue languideciendo, dedicándose en los últimos años de la década de los ochenta a trabajar como músico en grabaciones y actuaciones de otros grupos y cantantes como Tom Petty, Moon Martin y The Textones. A principio de los años 90 le fue diagnosticada leucemia, falleciendo en Los Ángeles en 1993.

Triste final para este príncipe de la música, referente del estilo power pop que ha dejado en nuestras vidas un puñado de canciones sutiles y marchosas, magníficas e inolvidables.

En todo caso, tengo Precious to me como una de las mejores canciones de amor que el pop rock nos ha dado y me viene frecuentemente su melodía tierna, rendida e impaciente al pensar en mis seres más queridos.


domingo, 27 de septiembre de 2015

Teorema de García. Francisco Núñez Roldán

Tras la sorpresa del título y su tono, a la vez, humorístico y épico, el poeta se lamenta de la situación de penuria de la investigación científica española. No se ha escrito en estos días pero en estos momentos, en razón de las horas bajas por las que atraviesa la investigación, sigue resultando pertinente. El texto en cuestión se titula Teorema de García; su autor, Francisco Núñez Roldán, ensayista, poeta y profesor residente en Sevilla.

Teorema de García

Galileo, Arquímedes, Pitágoras,
Einstein, Franklin, Marconi o Anaxágoras...,
vidas que se han gastado en buena gana
mejorando la condición humana.

Pero yo quiero nombres conocidos.
¿La ciencia no tiene mis apellidos?
¿No sería magnífico que hubiera
una ley de un ibérico cualquiera?
¡Logaritmos de López o de Hernández,
postulados de Márquez o Fernández!
Y... ¿qué honra española no sería
si existiera el Teorema de García?

Pero no sueñes más, que no es viable
ver nombres tuyos en la ciencia amable.
Aquí sólo destacan el corrupto
o el de algún balompédico exabrupto;
aquí sólo hay memoria del que mata
o del que descomulga a una beata.
Inviables científicos hispanos
olvidad vuestros celos ciudadanos,
relegad a ese reino incombustible
del sueño que ya no será posible
vuestra sed insaciada de saber,
vuestra ciencia, que nunca llegó a ser.


sábado, 26 de septiembre de 2015

¿Qué son las rabas?

Asustados – como siempre  – por las tormentas de final de verano y abrumados por las incertidumbres que nos depara el próximo otoño, entre las que este buzo destacaría: lo que sucederá en Cataluña, si darán juego los nuevos fichajes del Atlético de Madrid y varios etcéteras que les ahorro, volvemos los ojos a lo más profundo de nuestro ser y nos preguntamos

¿Qué son las rabas?



Ver más en el blog de la asociación Amigos del Patrimonio Gastronómico Español (APGE)

jueves, 24 de septiembre de 2015

Dura va a ser la caída y otras sendas: Wolkswagen

Las noticias sucesivas sobre Wolkswagen – que es el primer grupo mundial de fabricación de automóviles - referidas a los millones de coches vendidos en todo el mundo, que llevaban montado un software que trucaba el motor en el momento de realización de los ensayos de emisiones contaminantes; y que se inhibía en funcionamiento habitual, resultando una contaminación real muy por encima de la medida en ensayo, nos sume en un montón de pensamientos encontrados y pone en cuestión algunas cuestiones fundamentales que – sin tiempo ni conocimiento en profundidad – sólo podemos atrevernos a esbozar.

En primer lugar las reglamentaciones entendidas en un sentido amplio y completo. Es decir, no sólo lo que dicen las normas, sino también los agentes implicados y su comportamiento, las normas para la realización de los ensayos, los laboratorios en que se realizan, los reconocimientos mutuos y las inspecciones. Aquí parece que ha acabado fallando todo.

La segunda es cómo gestionar una tecnología que en estos días ya no es meramente electromecánica, sino que absolutamente todo: desde automóviles a electrodomésticos, de microscopios a micrómetros…etc., lleva incrustado en el alma, informática y programaciones declaradas y accesibles y también - como estamos empezando a ver – programaciones no declaradas, inaccesibles y, en ocasiones, ilícitas o ilegales. ¿Está preparada para bregar con esto, esta sociedad permisiva en lo social y analfabeta tecnológica, con justicia y administraciones y sus peritos y funcionarios,  indoctos e ineptos en estas cuestiones?

La tercera es sobre la codicia que no cesa y que vemos cómo – hasta llegar a la estafa – está infiltrada masivamente – más de 11.000.000 de vehículos -  en Volkswagen, hasta la fecha la mayor empresa de Alemania y una de las más representativas de Europa. ¿Desde el orgullo y cima del mundo  a la expulsión del paraíso?. En todo caso, dura va a ser la caída.

Veremos en qué paran estas tres sendas que hemos señalado en estas líneas.

martes, 22 de septiembre de 2015

What are you doing the rest of your life? Bill Evans.

Recién cumplidos los cuarenta años, Bill Evans grabó el album From Left to Right. Podría considerarse un trabajo meramente "alimentario", como algunos de los que hizo en los 60, de música cuasi ambiental y orquestada. Sin embargo, el resultado en este caso fue brillante, resultado de una discreta experimentación. Una extraña joya en la discografía de este genio de la música del siglo XX.


La novedad es que Bill Evans toca a la vez - en tiempo real - un teclado eléctrico, en concreto un Fender-Rhodes, y el piano acústico, un Steinway. El título alude a ello: a su izquierda el piano acústico y a su derecha el teclado eléctrico, dando lugar a temas e improvisaciones de gran belleza y habilidad.

Me gusta especialmente el tema What are you doing the rest of your life?, una ensimismada composición de Michel Legrand, que en la interpretación de Bill Evans eleva la melancolía a un grado sumo, casi religioso. La melodía comienza lenta y temblorosa con el teclado eléctrico y después se eleva sobre si misma, más risueña y decidida con el piano acústico. 

Bill Evans, del que el 15 de septiembre, (día en que el santoral nos trae memoria de Nuestra Señora de los Dolores ó Angustias), se cumplieron 35 años de su fallecimiento en 1980. Recordamos aquí al hombre que tanto sufrió y al genio de la música de sensibilidad incomparable.

(En la reedición del disco de 1998, se incluía otra toma alternativa sólo de cuarteto, sin orquestación).

miércoles, 16 de septiembre de 2015

No quiero a mi equipo porque gane

Confieso que después del 1-2 del Atlético de Madrid-Barcelona en el Calderón el pasado domingo, me dejé llevar por una cierta marea de opinión - de la que sería el más pulido ejemplo, el artículo La primer involución de Simeone de José Samano – que reclama que, después de dos años de pico y pala y tras haber realizado cuantiosas inversiones, el Atlético debe cambiar “urgentemente” su estilo y pasar al “jogo bonito”.


Griezman marca 2 goles al Galatasaray. 
(de http://clubatleticodemadrid.com/)

Frente a ese “run-run”, mi hijo, que estuvo en el campo, me recordó nuestras antiguas conversaciones sobre el tema: “¿cómo le tiene que jugar el Atlético a los actuales Real Madrid y Barcelona, de forma que no te vayas con 4 o más goles en el cesto?”, y me hizo ver que si no hubiera sido porque Neymar hace genialidades que le salen; vaya uno a saber, sin la genialidad del golazo, qué resultado final podría haber tenido el partido.

Por si no fuera poco lo anterior, Iñako Díaz-Guerra que es quien mejor escribe ahora mismo sobre el Atlético de Madrid y mejor plasma – creo – el sentir atlético,, se despachó ayer mismo en El Mundo con el Atleti: el éxito amenaza, que pone las cosas – y pone a este buzo – en su sitio. No puedo resistirme a reproducir el párrafo final del artículo:

"Tantos años presumiendo de ser diferentes para que el éxito nos convierta en iguales que el resto. Este martes empieza la Champions y el Atleti es candidato. Y puedo escribir sereno esta frase. La fiesta sigue, pero algún día se apagará la música. Disfruten mientras dure."

Mientras tanto, esta misma mañana un amigo madridista se lamentaba de la victoria "sólo por 4-0" del Madrid ante el Shakhtar y comentaba cómo, en el estadio, se insultó gravemente a Benzema, por fallar su primera ocasión. Para ese mismo partido, en la reseña del partido en El País del ya mencionado José Samano, se indica después del titular: “Una pifia del meta del cuadro ucranio, una inocente expulsión y un penalti mal pitado propician otro festín de Cristiano Ronaldo.” 

Resumiendo, en el campo siempre es un juego y en la grada, pasión. ¿Pero qué pasión?Ahondando en el "ser" del Atleti, me quedo con Iñako

"… no quiero a mi equipo porque gane. Ningún atlético ha medido su pasión así antes (por la cuenta que nos trae) y sería ridículo empezar ahora."

Y a disfrutar de la fiesta – si la hay – mientras dure.

miércoles, 9 de septiembre de 2015

Fiesta. Rafael Alberti.

Aquí tenemos uno de los primeros poemas escritos por Rafael Alberti, impregnado absolutamente de los movimiento poéticos de principios del siglo XX: ultraísmo, creacionismo, futurismo... 



De la mano de Alberti entramos invitados a una Fiesta en la que nos encontraremos con un ave-verde marchosa y otros curiosos habitantes del mundo geométrico.

Fiesta

El ave-verde cantaba
            - paralelepípedo
                     paralelepípedo
                           paralelepípedo

El ave-verde cantaba
volando en un velocípedo

Paralelamente
la recta disparada por el puente

Los polígonos alborozados
copulaban al son de los triángulos

                               Y el vals de los cilindros
por el ruedo nevado de la circunferencia

                       Calado el cucurucho
                       voltereteaban los conos

El cubo
sumergía la fiesta en el semicírculo panzudo


miércoles, 2 de septiembre de 2015

San Pedruco

Creo que en San Pedruco, el mayor de los escarpados islotes que cierran por el este la playa de Ris, mora el alma del apóstol San Pedro. No puede estar en mejor sitio, cuidando la belleza y la bondad del mundo.


Islote de San Pedruco en la playa de Rís (Noja). Agosto 2015

San Pedro que se hace de carne mortal y baja de San Pedruco cuando mueren los papas. Y allá  que se va a Roma, a pastorear a sus eminencias reverendísimas, a quienes orienta y guía según le dictan su humor y su santo caletre. 

Nada más salir la fumata blanca vuelve a Cantabria, a San Pedruco, dónde vuelve a ser sólo alma. Luego los papas salen como salen, que para eso – como es sabido desde San Agustín de Hipona – los católicos llevamos, desde nacidos, el libre albedrío puesto.

jueves, 30 de julio de 2015

Hasta la vuelta

Después de este duro mes de julio con diversas e intensas tareas y su continuada ola de calor, nos vamos hasta septiembre con dos canciones de olas.

La de calor o Heat wave de Martha & the Vandellas.


Y del mar para cogerla con la tabla de surf: Catch the wave  de los Beach Boys.


Hasta la vuelta.

miércoles, 15 de julio de 2015

Somos analógicos

Frases lapidarias 


Yo como analógicamente, duermo analógicamente… Este es un sistema analógico

Hans Magnus Enzensberger. Entrevista en El País el 15 de mayo de 2015


Una gran verdad la que nos recuerda Enzensberger. Pese a ser tanto lo digital que nos envuelve y rodea, somos y vivimos analógicos y.... analógicos vamos a morir.

No estamos cambiando discreta y abruptamente de estado sino que estamos en manos de los continuos infinitesimales y de sus variaciones que antiguamente, (sólo hace unos cuarenta años), modelizaba la regulación automática.

Pero lo digital y sus continuos volatines nos emboba y confunde. Analógicos son, sin duda, los jubilados  que dan tan mala imagen a nuestra flamante Bolsa madrileña, tan moderna ella, por lo que no los van a dejar pasar al parqué. Digitales en cambio han sido el apagón de la Bolsa de Nueva York y el apagón completo durante diez horas de Ryanair, sucesos de las últimas semanas.



Mientras tanto la sonda New Horizon ha llegado a Plutón después de recorrer 4.828 millones de kilómetros y aquí seguimos con este calor horroroso. Quizás nada más indicado para soportarlo mejor que acercarnos a la última obra publicada de Enzensberger de título Reflexiones del señor Z, aunténtica y refrescante delicia que, como decía aquel, instruye deleitando.

jueves, 2 de julio de 2015

Inspiraciencia 2015

En 2015 se ha realizado la quinta convocatoria de Inspiraciencia, concurso de relatos inspirados en la ciencia, organizado por el CSIC, en el que han presentado sus obras cerca de 400 participantes.



Inspiraciencia, que se va asentando y cogiendo solera con el tiempo, se está convirtiendo en ejemplo de hermanamiento y cariño entre las "dos culturas", la científica y la artística, las cuales - en el momento de acuñación del término por  Snow en 1959 -  parecían mantener un auténtico divorcio entre científicos y literatos, considerados como grupos antitéticos que se miraban mutuamente con recelo e incluso hostilidad. Es un espacio abierto a todos donde pensar e imaginar la ciencia, desde la ficción; postulando que (sic) La ciencia y la literatura recurren a la creatividad para encarar nuevos retos. Combinarlas puede generar nuevas y frescas ideas en direcciones imprevisibles.

Además este año Inspiraciencia nos proporciona la alegría adicional de que ha sido ganador, por partida doble, Mario Monteallegro, heterónimo de un buen amigo, José de la Sota, del que algunos ya conocíamos su fina sensibilidad y maestría literaria, que se nos revela como un sólido escritor, (aunque uno esperaría que nunca deje de ser amateur).

Su Tesis, ganador del premio de relatos en castellano en la modalidad de adultos,  nos lleva de manera amable y sutil a ver cómo la arqueología puede reinterpretar el pasado de aquella manera, pese a su buena intención.

Lección de anatomía, relato ganador en gallego, es la poesía pura del mundo infantil atraído por la ciencia y el lenguaje, frente a las pejigueras de la realidad adulta. Una joya que, traducida al castellano, copio a continuación.


Lección de anatomía.

Ha muerto el canario, la mascota familiar desde que nació el pequeño. La madre entra despacio en casa, espera con horror el momento de explicarle al pequeño el misterio inexistente de la muerte. Es tarde pero confía que los niños no hayan llegado del colegio y prepararse para dar la mala noticia. La casa está silenciosa y no se oye un alma. Casi de puntillas se acerca al cuarto, entreabre la puerta y,  ante ella, se descubre una tropilla de niños, en silencio, alrededor de la mesa camilla. En medio, a modo de quirófano, el pobre canario, abiertas sus alas por dos alfileres, muestra sus vísceras. Con voz académica el hermano mayor explica a los demás una lección de anatomía: "mira este es el corazón y aquí están los pulmones y el estómago". 

"¿Y el esternocleidomastoideo?" pregunta el hermano pequeño porque lo que realmente le fascinan son las palabras.

¡Ay, que sería de nos, ... sin el esternocleidomastoideoGracias, José, por los dos relatos y ... felicidades.