jueves, 15 de febrero de 2018

Listas a todas horas

Si algo nos está enseñando la gestión de los periódicos en sus formatos digitales, es que cada día tenemos que exponernos a mil listas que cada día se nos suministran a cascoporro, trufando,  sin que tengan nada que ver  con las noticias entre las que se insertan.

No me voy a poner pesado, pero ayer 14 de febrero, (día de San Valentín; y en el que a los jugadores del Real Madrid en pleno, además de comprar cada uno de ellos la flor del amor para sus parejas, le debieron suministrar a cada uno desde la directiva un clavel o similar para ponérselo donde decía Miguel Muñoz – única forma de la que se explica la perfecta puesta en escena de la caída de Kroos en el área en un penalti que según el árbitro sí fue, el bracito de Ramos que interrumpía la trayectoria a puerta del balón y que según el árbitro no fue y el encuentro milagrosos del balón con la pantorrilla de Ronaldo), sólo mirando 3 periódicos nos encontramos con 8 listas:
Y lo que no falla es que a menudo acabas picando en alguna. Y son "tontás" como diría mi tía V. Con la de cosas que hay que hacer.  Yo ya no se, francamente, a que se dedican - si es que siguen existiendo - los redactores-jefe.



martes, 13 de febrero de 2018

Árboles. Ida Vitale.

El mes de enero de 2018 la poesía llevará un crespón negro. Se han ido dos de los poetas más veteranos; el genial y antipoeta Nicanor Parra, fallecido en la ciudad chilena de La Reina el día 20 de enero a los 103 años; y Claribel Alegría  la poeta más conocida de Nicaragua que, 2 días después, murió con 93 años en Managua.


Ida Vitale. 2015 en la Texas A&M Univ.
 (Wikipedia)

Así que, ahora, en la división de honor de la poesía en castellano, posiblemente sea Ida Vitale, con 94 años, la poeta en pie más veterana. En su libro Reducción del infinito de 2002 se encuentra el poema Arboles que nos trae memoria y sentimiento de (casi) todos los árboles del mundo.


ÁRBOLES


¿Es la encina de Orlando o son éstas de Austin?
¿Es el ombú de Hudson o aquel junto al que el auto
arrastró de la vida a Julio casi hermano?
¿El baniano de Paz, que era el de Sakuntala?
¿Sauces de Garcilaso?, ¿el que planté yo misma?
¿Álamos del amor o aquel del que en invierno
caían a mis pies pájaros casi muertos?
¿Las higueras constantes, entre polvo y jardines?
¿Ese eje en el tropismo de lunas infinitas,
el eucalipto pálido, de plumón perfumado?
¿Los de flor color lacre bajo soles de incendio?
¿Abedul que creí negro, por ébano/abenuz,
hasta que toqué, blanca, su corteza anillada?
¿El árbol esencial que imaginaba Goethe?
¿O aquel con cuya sombra perdí el mundo
que era rumor de voces amistosas
y veo pasar un río que sí es el mismo siempre,
en tanto que lo miro y ya no soy la misma?

                                                                                       De Reducción del infinito, 2002.

Ida Vitale (Montevideo, 1923)

jueves, 8 de febrero de 2018

Salsa de Bravas

En la introducción a la receta de las patatas bravas, que realizan Alicia Ríos y Lourdes March en el libro El arte de la cocina española, se alude a la afición que tenemos en España a las patatas bravas y a la gran confianza que se deposita en los bares que las ponen. Dan a entender que es una salsa golosa que, en combinación con las patatas, invita a beber y a repetir: “una secuencia en espiral de inspiraciones y emociones”. Lo que es así: que le vamos a hacer. Somos muchos los “devotos” de las bravas, hay, en muchas ciudades, rankings y en los sitios que las ponen ricas las barras parecen ocupadas por melées de rugby.


Ración de patatas bravas
(En es.wikipedia.org)

Y es que la salsa de bravas es, en su configuración básica, muy rica y suculenta pero hay que resaltar que su utilización no se debe considerar exclusiva de las patatas bravas, ya que puede usarse como aderezo ideal para otras viandas. Por ejemplo, vale muy bien como salsa para una tortilla de patatas en salsa, (o bien, para alegrar los restos de una tortilla de patatas un día después de haberse hecho).

Además permite múltiples variaciones, La primera de gradación del picante, de forma que podemos hacerla desde sin picante alguno, (apta incluso  para alegrar un puré de patatas para niños), hasta su versión mariachi con cayena a cascoporro - o cualquier otro picante – que no desentonaría como aliño de tacos mexicanos.

La segunda, es el caldo a utilizar. Por ejemplo, para una salsa brava para mejillones, lo suyo es utilizar el caldo de su cocción; y tendríamos lo que llamamos “tiberios” en Zamora.  O también con el caldo de la cocción de otros pescados que se nos ocurran.


El arte de la cocina española
(de Alicia Ríos y Lourdes March)

La tercera sería la gradación de la cantidad de vinagre y de pimentón. Por ejemplo, podemos hacer una “sui géneris” Raya en pimentón, que no se alejará mucho de la receta original si utilizamos el caldo de una breve cocción de la raya, no le ponemos picante y aumentamos las dosis de vinagre y de pimentón; aliñando después con esa salsa la raya ya cocida.

Ojo, también,  si la salsa de bravas lleva añadidura de cominos, podemos tener el aliño de unos callos suaves. O con un chorrón de ali-oli para salsa de pasta o arroz blanco….., y así sucesivamente.

Una gran salsa que siempre aparecerá en los primeros puestos de las listas más queridas de los españoles y de la que dejamos a continuación la receta básica, que mencionamos al principio, que, créanme, no falla.


RECETA PARA SALSA DE BRAVAS

Ingredientes para 1 kg de patatas

-       2 cucharadas soperas rasadas de harina
-       2 cucharadas soperas de vinagre de vino blanco
-       3 cucharadas soperas de salsa de tomate
-       1 trocito de guindilla
-       Media cucharadita de pimentón
-       250 ml (1/4 litro) de caldo de carne
-       Aceite de oliva

Preparación

1.    Se pone en un cazo una cucharada sopera de aceite y cuando se caliente, verter la harina y el pimentón, mezclar y bañara con el caldo poco apoco removiendo continuamente.
2.    Añadir el vinagre y un trocito de guindilla y cocer 8 minutos a fuego lento sin dejar de remover.
3.    Probar el punto de sal, retirar del fuego y agregar la salsa de tomate...., y lista.

martes, 6 de febrero de 2018

I Thank You. Tom Jones con Tower of Power.

Repasando una libreta de hace varios años , encontré un apunte, para posibles entradas en este blog, de la canción I Thank You interpretada por Tom Jones, bajo el epígrafe "pepino". Supongo que "pepino" viene a querer decir potente, fuerte y con mucho ritmo, irresistible.



Como a estas alturas del año vamos necesitando de un pepino que nos espabile, retomo la etiqueta y la canción. pero no la encuentro - como recordaba - en Youtube interpretada por Tom Jones, donde encuentro la original de interprteada por Sam and Dave en 1968, en su última grabación en Stax. Tom Jones la incluyó en su album Tom de 1970, sólo un año después, pero no está en Youtube, digo, y es una lástima.

Sí canta Tom Jones la canción con Tower of Power esa mítica banda gran difusora e "funkificadora" del mejor soul. Ahí va el pepino. Que lo disfruten, porque Tom Jones va sobrado de voz y ritmo para el soul. Grande.



No menos pepino, es la versión original. Sobre todo si se cuenta con dos secciones de madera (4 saxofones) y metal (3 trompetas y 2 trombones), vestidos de chaquetas azules de fantasía que no solo soplan a ritmo, sino que también la bailan; y a Sam y Dave vestidos igualitos con pantalones "pescadores" amarillos y blusas de color naranja en que los picos de los cuellos le llegan a los hombros.

Definitivamente, necesitábamos un pepino como I Thank You para ponernos en marcha en este febrero con - ¡oh sorpresa! - nevadas.

miércoles, 31 de enero de 2018

Nitrógeno. Mario Markus.

Como los caminos del señor son inescrutables, buscando un poema que no encontré, en el buscador surgió Mario Markus, a la vez científico, artista plástico y poeta, que en 2010 publicó “Poemas químicos. Un poema sobre cada elemento”, magna obra que incluye poemas dedicado a todos y cada uno de los elementos del sistema periódico y que van precedidos de una explicación, a modo de glosa, de sus características. 




Lo que constituye un ejemplo innovador de la fascinante unión y complementariedad de los ámbitos de la ciencia y la cultura. Como todos, el Nitrógeno tiene su poema que hemos incluido en poesía y ciencia, en este inicio de 2018. 


NITRÓGENO

N
(…) Es un elemento esencial para los seres vivos. Sin embargo, los animales, incluyendo los seres humanos (…) con nitrógeno puro se asfixiarían. De allí su otro nombre “azoe”, que significa “sin vida”. Las plantas, en cambio, pueden aprovechar compuestos de nitrógeno, formados en el aire gracias a descargas eléctricas, o formados en el suelo por la acción de bacterias o suministrados como fertilizantes.
El nitrógeno es componente de explosivos (pólvora, nitroglicerina,…), de combustibles de naves espaciales, de la seda artificial, del Viagra, de medicamentos para activar las contracciones uterinas previas al parto, de un sinnúmero de drogas (morfina, mescalina, hogos alucinógenos, “cactus mágicos”, “lianas del diablo”, cocaína, nicotina…), de celuloides, cianuro y de sustancias que resultan de la putrefacción. Como nitrito se usa para preservar comidas, aunque se supone cancerígeno.
Es también usado para empujar petróleo en zonas profundas (…).
Hay cervezas en Inglaterra que usan nitrógeno con el objeto de obtener burbujas más pequeñas.

7.  Nitrógeno

No es preciso ser poeta o taoísta:
el motor de la vida nos rodea
y está muerto.

Tormentas, diligencia de bacterias
y el cadáver se yergue.
Da vida al suelo, abre túneles, se vuelve seda.
Se torna esencia de todo organismo.
Y mata.
Propulsa cohetes, erige penes, contrae úteros.
Es magia de hongos y peyotes.
Empuja petróleo de hondas reservas.
Está en la putrescina, en la morfina,
en cervezas, celuloides,
cianuros y pólvora.

Es el muerto que da vida,
es el muerto que asesina.

                                                               De Poemas químicos, 2010.


Mario Markus. (Santiago de Chile, 1944)

miércoles, 24 de enero de 2018

Tarjetas, recargas y billetes de metro de papel

En solo 18 días con las tarjetas magnéticas como único título de transporte en el Metro de Madrid ha pasado lo que tenía que pasar porque se veía de venir.

Metro vende billetes de papel “provisionales” por las aglomeraciones en el aeropuerto

Como parece que ha ocurrido sólo 2 semanas después del 1 de enero en que desaparecieron los billetes magnéticos de papel - según se relata en varios medios. Aquí está el nuevo billete de metro de papel de 2018.... parecido a los de hace 100 años.



Imagínese que llegan a una gran ciudad extranjera, con el idioma reguleras, ilusionados por coger el tren o el metro para llegar al centro y no puede comprar un billete, sino que le acaban diciendo que tiene que adquirir una tarjeta magnética (¡¡para usted, para siempre!!) y luego recargarla (¿?), ya que estamos, no con un billete sino con más...

Imagínese que eso mismo ocurre con una manada de personas que llegan - que casualidad, a la vez, porque en un avión cabe mucha gente y aterrizan muchos aviones en media hora - , y todos están como usted, alucinando en colores, si es que entienden algo, por que tienen que adquirir (¡¡para usted, para siempre!!) una tarjeta magnética y luego etc., etc. y, claro está, divertidísmos y encantados - o es lo contrario - en una cola que para qué, para poder trasladarse.

Imaginése que es usted uno de los 400 hinchas petardos que vienen al emésimo partido de la  champion o el futbol que sea, que acaba de meterse 5 minis en la zona de Ópera y que se van todos juntos - que entran así en la estación - al Wanda y todos están  alucinando en colores, si es que entienden algo, por que tienen que adquirir (¡¡para usted, para siempre!!) una tarjeta magnética y luego etc., etc., etc.

Es ideal para una primera imagen de la ciudad, ahora que estamos en Madrid tontitos con lo del turismo. Es lo que pasa en Madrid, que a modelnos no nos gana nadie.

¿Por que hay este totalitarismo con la introducción de algunas innovaciones? ¿Qué se gana con pasar del blanco al negro, sin grises intermedios? ¿Qué trabajo costaba mantener billetes de papel magnético para los turistas, y también PARA QUIEN NO QUIERA ADQUIRIR (¡¡PARA USTED, PARA SIEMPRE!!) UNA TARJETA MAGNÉTICA Y LUEGO RECARGARLA, con varios billetes porque solo quiere uno, uno, uno.

En fin que se veía de venir. Han vuelto los billetes de metro de papel. Dicen que son provisionales... y así serán. Pero yo espero que se queden.

domingo, 31 de diciembre de 2017

Laboratorio central. Alfredo Veiravé.

En la década de los setenta, la obra del poeta argentino Alfredo Veiravé da un giro hacia un tipo de poesía – que algunos denominaron antipoesía – con vocación de estar en el mundo de todos los días y en la que uno de sus rasgos fundamentales fue incluir objetos y temas - impropios en la tradición poética anterior - que remitían de forma reconocible al mundo cotidiano y a la actualidad de los conocimientos. 



De ese modo, la ciencia y la técnica aparecen de forma natural en numerosos poemas de Alfredo Veiravé. Como en este poema en que se fantasea con un extraterrestre y se postula la cabeza como un Laboratorio central donde se producen fenómenos químicos y eléctricos.

Laboratorio central

Cuando me encuentre en un parque de Rusia
con mi primer extraterrestre
seguramente tendré un poco de miedo de su figura
     humana diferente
como frente al poema que empieza a hablarme
después de una mala noche,
como el mudo a quien le han devuelto la palabra,
y seguramente trataré de explicarle que nuestra cabeza es
también un laboratorio central donde se produce una reacción
en cadena de fenómenos eléctricos y fenómenos
      químicos
que algunos alimentan con alucinógenos con
     alcoholes
     (yo más modesto recurro al fatal cigarrillo de la vida)
     con levitaciones de una sola vuelta
     por el inconsciente estructurado como un lenguaje,
y que es allí en esa pequeña zona donde producen
todas las
tormentas y las fiestas del texto,
esta memoria que sueña con las palabras
     del insomnio, pero seguramente el huirá
entre los árboles hacia su nave madre,
     dejándome otra vez solitario
     en mi escritorio, sobre estos papeles.

Habremos ganado esta batalla antes de comenzar
a navegar por el silencio.

Alfredo Veiravé
(Gualeguay/ Entre Ríos, 1928 – Resistencia/ Chaco, 1991)