miércoles, 13 de septiembre de 2017

En recuerdo de Bill Evans

El 15 de septiembre se cumple el trigésimo séptimo aniversario del fallecimiento de Bill Evans en el Hospital Mount Sinai de Nueva York, que en los párrafos finales de la biografía Vida y música de Bill Evans, de Peter Pettinger, se describe de la siguiente manera.

El domingo, Laurie Verchomin y Joe LaBarbera convencieron a Bill de que fuera al Hospital Mount Sinai. De camino, y a pesar de que no paraba de expectorar sangres y decía estar mareado, fue capaz, antes de desmayarse, de indicarles el camino a LaBarbera, que conducía el coche. Joe entró en el hospital llevando el cuerpo debilitado del pianista en brazos.


Bill Evans murió aproximadamente a las tres y media de la tarde del día siguiente, el lunes 15 de septiembre de 1980, a causa de una úlcera sangrante y de una bronconeumonía. Aquello no fue, sin embargo, sino el resultado de otros muchos factores, y el más grave de todos, la hepatitis. De joven había sufrido hepatitis, y el consumo continuado de drogas había contribuido a empeorar el mal estado de su hígado. Durante los últimos meses, como ya ocurrió en el pasado, Evans estaba desnutrido. Sin embargo, quienes lo conocieron creen  firmemente que fue la muerte de su querido hermano lo que acabó con sus ganas de vivir y le hizo abandonarse. Según Nenette, "Bill había estado urdiendo un plan para huir de su dolor".

El lento suicidio del pianista fue doloroso, pero Evans se enfrentó a la muerte amparado por el éxtasis que le provocaba su arte.
      *    *    *
Bill Evans descansa en Baton Rouge, Louisiana.”

Y es que, en efecto, en el último año y medio de Evans se produjo un doble proceso. Por una parte, se fue produciendo una caída en barrena de su estado de salud agravado por la vuelta a sus problemas de adicción. Pero, por otra parte, en esa etapa se produce un renacer musical como un ave fénix. 


Formó el último gran trío con, los entonces jóvenes, Marc Johnson y Joe LaBarbera, con los que tocaba cada vez más a gusto y conpenetrado; sus interpretaciones volvieron a ser brillantes y dinámicas; llevaron a cabo una frenética actividad y volvió a componer temas inolvidables como Letter to Evan, Your Story, Tiffany o Knit for Marie F, que pasaron rápidamente al repertorio habitual.

También, en ese último año, interpretó de forma contumaz y casi obsesiva, ya que aparece en, prácticamente, todas las grabaciones realizadas por Bill Evans desde enero de 1979, el tema I Do it for Your Love, composición de Paul Simon que estaba incluido en su álbum  Still crazy after these years de 1975. La canción le llegó a Evans a través del armonicista belga Toots Thieleman que había participado como músico de sesión en la grabación del disco mencionado.

La delicada, triste y aparentemente – sólo aparentemente – fácil melodía de Paul Simon, pasó a convertirse en arte puro, en delicadeza y sensibilidad extrema en el piano de Evans; en un legado que, como muchas otras de sus composiciones e interpretaciones, está ya en la historia del jazz y en la historia de la música.


Dejo aquí enlace a dos interpretaciones. La primera es del 26 de noviembre de 1979, del álbum The Paris Concert Edition one, grabado en directo por Radio France en el Espacio Cardin de la capital francesa. Es una grabación oficial, de buena calidad y con muy buen sonido, supervisada y producida por su productora Helen Keane, que supuso la presentación “oficial” del nuevo trío.

La segunda interpretación, se produjo en la última serie de actuaciones de Bill Evans y su trío en el club Keystone Korner de San Francisco, durante ocho noches, entre el 31 de agosto y el 7 de septiembre, sólo unos días antes de su muerte. No es una grabación oficial y fue editada con el título Consecration: The Last Complete Collection, casi diez años después del fallecimiento  de Evans, en 1989.  Al hablar de estas grabaciones, Helen Keane expresó que “Bill no acababa de sentirse a gusto sobre el escenario, no sabía que lo estaban grabando y no habría consentido la publicación”


Sin embargo tiene el impagable valor de ser, en efecto, la última – the last – grabación del gran pianista. 

Que sigue en nuestra memoria y que hoy, en el aniversario de su muerte, queremos recordar. "Con amor y sordidez" como habría querido Esme, la protagonista del cuento de Salinger

martes, 12 de septiembre de 2017

Esperando que la aspirina. Fabián Casas.

Una modesta aspirina constituye el motor impulsor del poema, actuando como catalizador de la reflexión y el desarrollo poético posterior que nos lleva a en uno de esos momentos insondables (e indeseados) en que uno "piensa en su vida" y se descubre indefenso y perplejo ante el tiempo que va pasando y sus efectos. 





Es lo que ocurre con Esperando que la aspirina del destacado poeta argentino Fabián Casas, cuya obra poética es sorprendente y áspera, inteligente y viva. Una línea cercana: contar lo cotidiano con inteligencia.


Esperando que la aspirina

Esperando que la aspirina empiece a trabajar,
que acomode los cuartos, que revuelva el café
y que traiga a mi madre, fresca
a esta tarde de agosto
hojeo revistas estúpidas, escucho discos viejos
me pregunto en qué momento
los dinosaurios sintieron
que algo andaba mal.

Fabián Casas

(Buenos Aires, 1965) 

viernes, 8 de septiembre de 2017

El suicidio como declaración objetiva de culpa.

Transcribo las notas que escribió este buzo, después de leer la columna de opinión (In)Autenticidad de Enrique Gil Calvo en El País el 1 de agosto.

"Enrique Gil Calvo ha escrito un artículo escalofriante que me reafirma en el sentimiento de que este país anda muy necesitado de autos de fe y de desfiles de acusados (o de culpables; ¡tanto da!), caperuz y sayón puestos sujetos a los escupitajos e insultos del pueblo soberano. Con confesión pública y, después, suicidio en vez de hoguera. Gil Calvo da por supuesto que el suicidio es declaración objetiva de culpa; lo juzga positivo y parece exhortar a que todo sujeto sometido a sospecha o imputado haga lo mismo. Blesa ha mostrado el camino.

A continuación, relatando las historias de cada uno, hace mención expresa de varios nombres de personas, (alguna, ni siquiera imputada), acaba pareciendo dar a entender , que es lo mejor que podrían hacer. Uno de los mencionados es Rajoy. También menciona a Puigdemont en ese sentido, pero parece que se corta ya que sostiene que legitimaría el brexit catalán.

El suicidio como declaración objetiva de culpa. Se le ha ido la pinza."

jueves, 7 de septiembre de 2017

Graceland. Paul Simon.

No se como, este 2107, ha vuelto un viejo amigo: Paul Simon. Ha vuelto con el album de 1986, Graceland,  y sobre todo con el tema que le da título, que es un milagro. Fruto de varias casualidades encadenadas.

Una cinta de cassette con música sudafricana  Gumbots accordion jive hits, cae en manos de Paul Simon que se interesa por la música sudafricana como, por ejemplo, los Boyoyo Boys



A Simon le recordó vagamente los primeros pasos del rock and roll de los cincuenta. Lo que le lleva a la aventura de ir a Sudáfrica a grabar canciones con artistas locales de color que dio lugar al album de Graceland, lleno de temas de fusión.

En una de las sesiones con el acordeonista Forere Motloheloa, que tocaba en una de las canciones del album, The Boy in the Bubble, se produjo un sonido de la batería que suena muy como en las canciones de viaje del country y las primeras grabaciones de Sun Records, cuna del más genuino rock and roll inicial, con un ritmo muy rápido. 



La sección rítmica del guitarrista Ray Phiri, el contrabajo Baghiti Khumalo y el batería Isaac Mtshali acaban haciendo sonar una cierta forma de country rápido, produciéndose un ejemplo de "cómo funciona una colaboración, incluso cuando no es consciente de que está ocurriendo", en palabras de Paul Simon. Que puso letra a la música; y ahí nació Graceland.

Canción que va a la búsqueda del country y del rock después de pasar por Sudáfrica, enriqueciéndose con el genio de unos maravillosos músicos. Con la pirueta de la letra de una canción de viaje de Mississipi a Memphis, hasta el lugar del nacimiento del rock and roll de Elvis Presley.

The Mississippi Delta was shining
Like a National guitar
I am following the river
Down the highway
Through the cradle of the civil war
I'm going to Graceland
Graceland
In Memphis Tennessee
I'm going to Graceland 

Elvis, que allí grabó en 1955, la extraordinaria  Mystery Train, a la que Graceland tanto recuerda.

jueves, 24 de agosto de 2017

Cielo rojo de Montana

En las amargas tardes de enero de este año, las películas de televisión - de estas antiguas, que vienen en lotes en algunas cadenas - proporcionaban algn rato de incierto descanso que no dejaba de ser un bálsamo. Una de esas tardes, en vez del bodrio de costumbre, pusieron una excelente película protagonizada por Richard Widmark en la que lanzaban a bomberos en paracaídas, con pico, pala y otros artefactos, a pavorosos incendios en montañas. Algún tiempo más tarde identifiqué la película. Era Red Skies of Montana de 1952 que aquí titularon Cielo rojo de Montana. (Aunque también hay carteles de la misma película con el título La montaña en llamas y en italiano se tituló Duello nela foresta)



En la sinopsis de la página cinematográfica Filmaffinity, se resume así el film:

Los “Smoke Jumpers” son los intrépidos bomberos del estado de Montana, cuya misión es combatir los incendios forestales. En un terrible incendio provocado por un rayo mueren todos los miembros de una patrulla, excepto Cliff, que no recuerda absolutamente nada. Uno de sus compañeros lo acusará de haber abandonado a los demás y, entre ellos, a su propio padre. 

Así que ahí tienen; aventuras y drama a mansalva. En cuanto al drama, al joven Jeffrey Hunter se le pone en el entrecejo que Widmark había dejado morir a su padre y otros compañeros. se pone pesadito, pesadito y, al final, se zurran bien la badana entre llamas. En Wikipedia pueden acceder al argumento y, en todo caso, también están fragmentos o la película completa en Youtube.

Un interesante aspecto de Cielo rojo de Montana es constatar lo lejos que nos quedan las tecnologías que aparecen en la película que, sin duda, eran muy adelantadas para la época (1952). 


 Foto de rodaje en blanco y negro con móvil incluido

(Este aspecto de comprobar cómo y cuánto se han quedado de anticuadas las tecnologías que aparecen ne las películas antiguas, es muy interesante y invito desde aquí a que procuren revisar determinado en cine antiguo desde ese punto de vista). Vamos con algunos ejemplos.

Muchas de las órdenes e informaciones que los bombero paracaidistas reciben una vez en la sierra se realizan mediante gigantescos megáfonos operados desde tierra o desde aviones. O el aparato de telefonía móvil que esgrime Richard Widmark para comunicarse con la base: un ladrillo monstruoso con un grueso canuto como antena que ni puedo imaginarme lo que debía de pesar. 



Uno en su ingenuidad perpetua, creía que estos bomberos fueron sólo el fruto de un a época, algo ya anómalo y extemporáneo que habría desaparecido. Pues no. Sigue habiendo este tipo de unidades de bomberos en USA (Alaska, California y Montana); en Rusia y en Canadá. Ver Nota.

Y uno se pregunta si en un país tan extenso y montañoso como España, con el estado actual de sus bosques y arbolado y teniendo en cuenta que ya existe una unidad militar especial creada, podría ser útil alguna unidad especial de bomberos paracaidistas como las que siguen operando en los países mencionados.

Nota
En internet pueden verse vídeos de los Smokejumpers de la época - años 50 - muy interesantes. En cuanto a los actuales, aquí enlazo a la sección Fire & Aviation Management de la página web de la USDA Forest Administration.



lunes, 14 de agosto de 2017

Tortillas de patatas comestibles: Palacios

En un verano de incendios y de gastronomía sin cesar; ya saben: los mil y un reportajes en prensa e internet sobre dónde comer en Villatripas de Abajo o las diez mejores ensaladillas del país...; creo que la mejor noticia gastronómica de este verano es que, por fin, una empresa ha sacado tortillas de patata cocinadas comibles, gustosas y a buen precio.



Lo ha hecho Palacios. la empresa hasta ahora conocida mayormente por sus chorizos. Las tienen varios tamaños; con y sin cebolla y otras variedades: chorizo, espinacas, etc.

Un hito en la industria agroalimentaria española. Enhorabuena y mucho éxito.

De incendios hablaremos otro rato.

La vigilancia de los aeropuertos

Cualquier día nos vamos a encontrar con que se han subcontratado los jueces y los juicios a alguna de esas empresas de servicios, que acaban siendo siempre de algún gran grupo como el que dirige un Florentino Pérez o similar. 



Mas allá del conflicto en sí; que AENA, una empresa pública - tenga subcontratado con empresas externas el servicio de la vigilancia de los filtros de seguridad es de aurora boreal. (Lo que no es extraño en un país en que se anunció - espero que no se haya llevado a término - que se iba a encargar a empresas privadas la seguridad de acceso a los cuarteles del ejército).

Bastantes días después del inicio del conflicto se da como noticia que AENA se incorporaba a la mesa de negociación (¡!). Y después, todo se ha dejado en manos del gobierno. Y hoy 14 de julio, huelga indefinida y la guardia civil haciendo el trabajo, (que nunca debería haber dejado de hacer).

De paso hemos descubierto otro colectivo laboral que puede paralizar el país cuando le pete.
Pero lo peor es la gestión de las empresas públicas de este país: lo de AENA. ¡Qué espectáculo! 

Como diría mi amigo JPS, este país coloca.